Por fin ha llegado el verano y con él las vacaciones de los peques de la casa.

 

Ahora les llega el momento de descansar, disfrutar de la piscina, las vacaciones con los abuelos en el pueblo, las salidas “a la fresca” con los amigos, jugar en la calle… 

Algunos padres me preguntan en la consulta, ¿Y ahora qué hacemos? ¿Qué  hacemos con tanto tiempo libre que tienen? ¿Tienen que estudiar? Por lo que os voy a hacer una serie de recomendaciones que me parecen muy útiles.

Rutinas

Considero las rutinas tanto durante el curso escolar como en vacaciones fundamentales, ya que les ayuda a estructurarse y organizarse. 

Las rutinas no deben de ser estrictas ni llevarse a cabo de forma rígida, no olvidemos que estamos en verano, pero sí llevar una estructura de levantarse, leer o hacer un poco de cálculo, realizar alguna tarea en casa (hacer la cama…), comidas, baño y tiempo de ocio.

En este artículo tenéis cómo establecer rutinas con ellos.

Responsabilidades

El verano es un buen momento para enseñar al niño responsabilidades, ya que todos estamos más relajados. Es importante que colabore en casa haciendo su cama, recogiendo su ropa, poniendo la mesa, o colaborando de forma más activa si son más mayores.

Como afrontar el verano con los niños

Repaso sí o no

La “gran pregunta” es ¿Tienen que estudiar en verano?

Considero que el verano está para descansar, es como si nosotros en nuestras vacaciones tuviéramos que repasar cosas del trabajo para que no se nos olvidaran. Es cierto que ellos tienen 2 meses y medio de vacaciones, por lo que recomiendo:

  • Leer todos los días 10 minutos.
  • Repasar matemáticas o hacer cálculo.
  • Hacer dictados.
  • Repasar inglés o francés.

¿Qué ocurre si han suspendido alguna asignatura? En ese caso, es conveniente repasar cada día 45 minutos aproximadamente para ir preparando la materia de cara al examen.

Eso sí, hay que dejarles descansar dos o tres semanas una vez han acabado el colegio sin estudiar, para que puedan desconectar.

Uso de tecnologías

Otro tema estrella de cara a las vacaciones de verano es el excesivo uso de tablet, móvil, tecnología… que hacen, por lo que opino que es importante establecer un horario para que ellos no pasen demasiado tiempo con ello, ni nosotros llegue un momento que consideremos que el uso que están realizando es excesivo, nos enfademos y lo retiremos.

Por ello, es importante establecer con antelación cuándo y cómo pueden utilizarlo. Para ello, es fundamental implicarles a en el acuerdo, para que sea justo para ambas partes, padres e hijos.

¿Cuánto tiempo es recomendable? Depende también de la edad, yo suelo decir una hora por la mañana y dos por la tarde, y englobo el móvil, la tablet y la consola. 

No olvidemos que nosotros somos ejemplo y si estamos todo el tiempo utilizando el móvil o la tablet es un poco incongruente que les digamos que no pueden estar todo el tiempo utilizándolo.

Disfrutar

Disfrutar es la recomendación que más me gusta. En verano ya no hay tanto estrés porque no tenemos horarios tan estrictos. Es cierto que nosotros seguimos trabajando, pero el simple hecho de eliminar las prisas de la mañana con los peques, deberes y extraescolares, ya nos relaja, por lo que es el momento de dedicarle tiempo a tu hijo, disfrutar, ir a la piscina, leer juntos, cocinar… todas aquellas cosas que os encantan y que durante el curso, por falta de tiempo, no puedes hacer.

Espero que os sirvan estas recomendaciones y podáis enfocar mejor el verano con vuestros hijos.

Un abrazo

Alejandra

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies