¿Qué son las manías infantiles?

Algunos niños suelen retorcerse el pelo a menudo, chuparse el dedo, morderse las uñas… pero cuando estas conductas se mantienen en el tiempo y ocurren de forma frecuente, son lo que se conoce como manías.

Los niños realizan estas conductas con el objetivo de reducir su ansiedad y, aunque a corto plazo se reduce, no es la solución a largo plazo para disminuir su malestar. Algunas manías desaparecen con la edad, sin embargo otras se mantienen en el tiempo y se refuerzan, provocando que aparezcan con mayor frecuencia e intensidad.

¿Cuáles son las manías más frecuentes?

Las manías más frecuentes que se suelen manifestar en los niños son:

  • Retorcerse el pelo.
  • Morderse las uñas.
  • Chupar o morder la ropa.
  • Arrancarse el pelo (tricotilomanía).
  • Rascarse.
  • Chuparse el dedo.
  • Hurgarse la nariz.
  • Rascarse las heridas.

¿Qué tratamiento psicológico se lleva a cabo?

Cuando un niño tiene manías de forma repetida y recurrente, e interfieren tanto en su vida como en la de su familia, hay que enseñarle estrategias y herramientas para ayudarle a superar y eliminar estas conductas.

Tendremos que observar qué está generando ansiedad en el niño para reducir su malestar. No nos olvidemos que las emociones en los niños son diferentes a los adultos, y en ocasiones se sienten perdidos porque no saben gestionar sus emociones ni entienden lo que les pasa.

A través de técnicas de relajación, autocontrol y métodos lúdicos, se trabajará con el niño para ayudarle a superar su dificultad. Es necesaria también la inclusión de los padres en la terapia para entender el problema de su hijo y poderle ayudar.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies