El sueño infantil.

Son frecuentes las consultas de padres preocupados por dificultades de sueño en sus hijos, que se ven afectadas por problemas externos, ambientales, familiares o escolares, provocándoles malestar y ansiedad, además de interferir en su vida diaria y en la de su familia.Trastornos del sueño en niños

El sueño infantil es vulnerable, frágil e influenciable.

Alteraciones del sueño infantil.

Los problemas de sueño en niños y adolescentes son más comunes de lo que pensamos. Pueden estar causados por condiciones externas (ruido, irregularidad excesiva en el horario), o ser consecuencia de las dificultades que presentan algunos padres (ansiedad, problemas de pareja, depresión).

Las alteraciones de sueño se clasifican de la siguiente manera:

                        Disomnias                Parasomnias
  • Insomnio.
  • Hipersomnia.
  • Narcolepsia.
  • Apnea del sueño.
  • Dificultad para dormirse.
  • Trastorno del sueño relacionado con la respiración.
  • Trastorno del ritmo sueño-vigilia.
  • Disomnia no especificada.
  • Pesadillas.
  • Terrores nocturnos.
  • Sonambulismo.
  • Somniloquia (hablar durmiendo).
  • Bruxismo (rechinar de dientes).

 

No podemos olvidar, las consecuencias negativas que un trastorno del sueño produce en el niño como llanto fácil, irritabilidad, inseguridad, dependencia, fracaso escolar, así como consecuencias también en los padres, ansiedad, sentimiento de fracaso o frustración, falta de sueño, reproches mutuos entre la pareja, etc.

El tratamiento psicológico irá dirigido a reducir la ansiedad y a conocer los problemas cotidianos que puedan estar influyendo en el problema. Dependiendo del tipo de dificultad en el sueño que el niño presente, escogeré un tipo de intervención adecuado a su edad y a su problema, así como pautas para los padres podáis ayudarles en casa.

Recomendaciones para padres.

  • Intentar estar tranquilos al ir a coger al niño en brazos para dormirlo, ya que esto le transmitirá calma.
  • Evitar que el niño tome antes de dormir bebidas con cafeína, cene una comida copiosa o haga actividades que le generen estimulación (jugar, estar con la tablet en la cama, jugar a la consola…), esto ayudará a que el niño duerma mejor.
  • Establecer una rutina a la hora de ir a dormir (intentar que duerma a la misma hora, leerle un cuento antes de dormir, ponerle música relajante…).
  • Actividades durante el día relajantes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies