Cómo afecta el divorcio de los padres a los niños

Un divorcio sin hijos es menos violento aunque resulta doloroso para ambos cónyuges. Sin embargo, cuando hay hijos las consecuencias suelen ser devastadoras.Divorcio en ninos y adolescentes

La solución “ideal” en un divorcio es la que menos perjudique a los niños, pero sin dejar de lado la que menos lastime a toda la familia.

Un proceso de divorcio también tiene consecuencias para los cónyuges, por lo que, a pesar del sufrimiento que puedan tener, de sentimientos de rabia, enfado, frustración, culpa o tristeza, no deben proyectarlos en sus hijos, ellos no son culpables de lo que está pasando en la pareja. Hay que evitar frases del tipo “tu padre/madre ya no nos quiere” o “nos ha abandonado” porque provocará mayor sufrimiento en el niño.

Es muy importante que los padres tengan en cuenta que su relación como pareja ha terminado pero como padres continúa, y como tal, deben permanecer «unidos» por el beneficio del niño. Una buena comunicación entre los progenitores evitará que cada uno le diga cosas diferentes al niño sobre una misma situación y le confunda. Es difícil, pero ante un proceso de divorcio cuando hay hijos de por medio, hay que pensar en el bienestar de los niños y no en el de uno mismo.

Efectos del divorcio en los niños y adolescentes.

La respuesta de los niños al divorcio es amplia y variada y depende de factores como la edad y el desarrollo evolutivo del niño, temperamento y personalidad, diferencias sexuales, acumulación del estrés…

Hay que tener en cuenta a los hijos en el momento previo y posterior al divorcio. Aún cuando la separación se realiza entre los cónyuges de forma civilizada, intentando perjudicar lo menos posible a su hijo, tiene consecuencias:

  • Los niños tienden a culpabilizar más al progenitor no custodio.
  • Los niños más pequeños tienen tendencia a culparse a sí mismos por la separación.
  • Los adolescentes suelen pasar más tiempo fuera de casa después del divorcio.
  • Los niños perciben el divorcio como un rechazo hacia ellos y temen verse reemplazados.
  • Miedo de que los padres los abandonen.
  • Sentimiento de pérdida, cambio, incertidumbre y estrés asociados al conflicto.
  • Trastornos emocionales (ira, resentimiento, ansiedad, depresión y culpabilidad).
  • En adolescentes es frecuente también la agresividad, desobediencia y disminución del trato social.

Recomendaciones para los padres:

Siempre que se pueda y ambos progenitores estén dispuestos, sería recomendable:

  • No pedir al niño que escoja entre su padre o su madre.
  • Establecer una buena comunicación en lo que respecta al niño y su bienestar.
  • No hablar mal del otro progenitor al niño, ni delante de él.
  • El progenitor no custodio (el que se marcha del hogar) debe favorecer una buena relación con su hijo, para evitar el sentimiento de “pérdida” y de “abandono”.
  • Intentar normalizar la situación para el niño, dentro de las limitaciones que un proceso de divorcio conlleva.
  • Establecimiento de pautas coherentes de comportamiento por parte de ambos padres. Es importante que ambos padres coincidan, sino dará lugar a conflicto.
  • Permitir al niño hablar del proceso de divorcio, que exprese sus dudas, inquietudes, sentimientos y emociones.
  • No perder el contacto con ninguno de los dos progenitores, pues el apoyo de ambos es fundamental.

Es importante que ambos progenitores comuniquen al niño que se separan, explicarlo de forma clara y sencilla (sin entrar en detalles), decirle que aunque no vivan juntos él podrá seguir viéndoles a ambos, invitarle a que pregunte todas las dudas que le puedan surgir, y sobre todo decirle que seguirán queriéndole pase lo que pase.

Tratamiento Psicológico en procesos de divorcio.

La intervención Psicológica en procesos de divorcio se centra especialmente en el bienestar de los niños. En estos casos, suelo utilizar la terapia familiar para tratar de encontrar soluciones aceptables para todos los miembros de la familia, ayudarles a mejorar la comunicación y las relaciones posteriores al divorcio.

Siempre que sea posible, recomiendo hacer sesiones familiares para que los niños no sientan tanto el vacío por la pérdida del progenitor no custodio, para desvincularlos del conflicto conyugal, para que puedan expresar sus emociones y sentimientos relacionados con el proceso.

También es importante, ayudar a cada uno de los progenitores por separado, en la protección y cuidado de los hijos, así como en el afrontamiento de las nuevas situaciones que van a vivir, orientándoles y ayudándoles sobre cómo dirigir el proceso del divorcio con sus hijos.

Por último, es fundamental una intervención psicológica individualizada con el niño para ayudarle a comprender el proceso y gestionar el impacto emocional que el divorcio genere en él.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies