¿Disfrutamos de tiempo de calidad con nuestros niños?

Hoy en día los adultos vivimos estresados, con muchas cosas que hacer, trabajo, tareas del hogar, cuidado de los hijos y tenemos la sensación de ir corriendo a todos los sitios y no tener tiempo para nosotros. Cuando llegamos a casa cansados después de un día de trabajo, los niños nos esperan deseosos de poder jugar, pero estamos demasiado cansados como para dedicar un rato a jugar con ellos y les decimos cosas como «Anda juega tú solo que estoy cansado» o «ponte un rato los dibujos o juega con la tablet» para que así podamos descansar.

En consecuencia, los niños se quedan tristes y tienen la sensación de que sus padres están demasiado ocupados como para jugar con ellos o dedicarles un rato, en mi consulta les oigo decir «Juego solo porque papá/mamá llega muy cansado » o «papá/mamá no puede jugar conmigo porque tiene muchas cosas que hacer en casa».

Cuando yo pregunto a los padres cuánto tiempo dedican a sus hijos, suelen responder «toda la tarde», a lo que yo vuelvo a preguntar, «me refiero a qué tiempo de calidad dedicas a tu hijo» entonces la respuesta no está clara. Normalmente uno de los dos progenitores suele estar toda la tarde con el niño en casa, pero realmente jugando con él o haciendo cosas juntos sin tareas externas que interfieran el tiempo es muy poco.

Es normal que en el día a día no llegues a todo y tengas la sensación de no estar con tu hijo el tiempo suficiente, pero si sigues estos sencillos pasos puedes conseguirlo:

  • Dedica todos los días un tiempo para hablar o jugar con tu hijo, reír, bromear… Dile que es «vuestro momento» y que él puede decidir qué hacéis.
  • En el tiempo diario, deja al margen las tareas del hogar, el trabajo que te hayas llevado a casa, el teléfono… en ese momento solo estáis tu hijo y tú.
  • No tienes que hacer grandes cosas, con jugar a su juego preferido o leerle un cuento antes de dormir hablando acerca de cómo os ha ido el día puede ser suficiente. A veces, las pequeñas cosas son las más grandes.
  • Es un tiempo para brindarle tu cariño, afecto y para que sienta lo importante que es para ti.

Disfrutar de tiempo de calidad aporta beneficios a toda la familia:

  • Niños más seguros, felices y con buena autoestima.
  • Ayuda a la felicidad familiar.
  • Padres satisfechos con su rol de padres y sin sentimiento de culpa por no poder dedicar tiempo a sus hijos.
  • Mejora los vínculos en la familia y la comunicación.
  • Fomenta el aprendizaje.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies