El tartamudeo en niños se caracteriza por una alteración de la fluidez al hablar y de la organización temporal del habla. Tartamudeo en niños

El tartamudeo dificulta la expresión del niño, que desarrolla conductas de esfuerzo y de evitación del habla. Las experiencias negativas, le generan ansiedad y sentimientos de frustración. Su detección e intervención temprana será fundamental para prevenirlo y disminuir sus consecuencias.

La tartamudez no se presenta en todos los momentos en los que el niño habla, sino que varía en función de las personas, situaciones, factores individuales o temas que le resulten más difíciles.

Tipos de tartamudeo.

Hay tres tipos de tartamudeo que se dan en niños:

  • Repeticiones: se caracteriza por la repetición persistente de sonidos o palabras más de tres veces seguidas, durante el habla espontánea.
  • Bloqueos: al niño le resulta difícil reproducir el sonido, como si se trabara en él y tuviera que hacer un gran esfuerzo para pronunciar el sonido.
  • Por prolongaciones: se caracteriza porque el sonido se prolonga más de lo esperado. Por ejemplo prolongar la “l” al decir “la”.

Síntomas del tartamudeo en niños:

  • Repeticiones de sonidos y sílabas.
  • Prolongaciones de sonidos.
  • Pausas en el habla.
  • Sustituciones de palabras para evitar aquellas que les resultan difíciles.
  • Palabras producidas con tensión muscular.
  • Repeticiones de palabras con una sola sílaba.

Es posible que en algunos niños, los síntomas sólo duren unos días y desaparezcan, sin embargo, puede ocurrir que vuelva a aparecer el tartamudeo o se prolongue en el tiempo, interfiriendo de forma negativa en la vida del niño.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies