La importancia de cuidarse para cuidar bien

Tanto en mi consulta de Psicología como en los talleres de Disciplina Positiva, pregunto a los padres «¿Qué hacéis para cuidaros?«, «¿Cuánto tiempo dedicáis para desconectar?», «¿Qué actividades hacéis para «recargar las pilas»?» Y de repente, veo sus caras asombradas como si les estuviera hablando en un idioma que no comprenden.

¿Por qué no dedicamos tiempo al autocuidado? Sí, ya sé lo que estaréis pensando, «el ajetreo del día a día no nos da para más». Es cierto que vamos corriendo a todos los sitios, e intentamos llegar a todo, las extraescolares de los niños, sus deberes, sus cumpleaños… y cuando nos vamos a dormir exhaustos, nos queda la sensación de no hacer otra cosa que no sea trabajar-casa-niños, y en ocasiones, esto genera frustración.

¿Qué ocurre cuando llenamos nuestra «jarra» de cosas que nos molestan o enfadan no solo con los niños, sino en general? Que nos desbordamos y en ocasiones «pagamos» nuestro enfado con quien quizá menos tenía la culpa en ese momento, los niños. Puede que lo que hiciera el niño no fuera tan importante, pero estábamos ya tan saturados, que explotamos.

A continuación os muestro una jarra a punto de desbordarse por cosas que nos molestan:

Por ello, si dedicamos un tiempo a la semana para nosotros, para cuidarnos, para desconectar, para liberarnos del día a día, nos ayudará a sentirnos mejor y enfocar la semana de otra forma. 

Os puede ayudar hacer una lista de 5 cosas que os podrían ayudar a ello que hacéis o que os gustaría hacer, por ejemplo: leer, hacer ejercicio, café con los amigos/as, ir al cine, tiempo con la pareja, viajar… Algunas cosas como viajar, no las podremos hacer con la frecuencia que nos gustaría, pero sí otras como ir un día a la semana a yoga, ver una película con tu pareja cuando los niños se han dormido, leer… También podéis hablar de esto con vuestra pareja y poneros de acuerdo para que cada uno tenga su momento individual de autocuidado en la semana, así como tiempo en pareja, ya que cuando tenemos niños parece que nos olvidamos un poco de esta parte tan importante y necesaria tanto para nosotros como para ellos.

Dedicarse tiempo es quererse, cuidarse, es modelar a los niños la importancia de poder descansar y desconectar, porque si no nos cuidamos, difícilmente podremos cuidar bien.

¿Os animáis a cuidaros?

Un abrazo

Alejandra

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies